HGTV

HOME TOWN

Ayer fue un día especial para Laurel, por fin después de dos años y medio, el sueño de una pareja del pueblo, Erin y Ben Napier, se ha hecho realidad.



 Erin tiene un blog en el que todos los días escribe lo mejor que le ha pasado, lleva un montón de años con él. Un buen día, le escribieron de HGTV ya que vieron en ella potencial para un nuevo programa de la cadena. El programa consistiría en reformar casas en su pueblo natal, Laurel, siendo ellos los protagonistas y reformando casas para nuevas familias que se instalasen en el Downtown.

Retransmitieron el año pasado el capítulo piloto y fue tal el éxito que HGTV les ha dado su propio programa, Home Town, para que hagan realidad el sueño de conseguir relanzar sus carreras en su precioso pueblo.


Ben y Erin, volvieron al pueblo después de estudiar en la Universidad y decidieron apostar por vivir aquí e intentar mejorar esta zona de Misisipí. Les encantan los pueblos pequeños y la rehabilitación de casas antiguas, así que es una perfecta combinación para que el programa sea un éxito.


Los conocimos el año pasado cuando estábamos buscando casa, ya que barajamos la opción de que nos reformasen una casa del pueblo y ser una de las familias del programa, pero conocimos a una familia con cuatro hijos que estaban vendiendo su casa, nos la enseñaron y nos pareció perfecta. Además no había que reformar nada, y podríamos entrar a vivir nada más mudarnos a Laurel.


Ayer por fin se emitió el primer capitulo del show. Fue un autentico éxito. El pueblo se volcó con el programa y todo el mundo se unió a la fiesta.


 Ben y Erin tienen una tienda de decoración en Laurel, Laurel Mercantile, en el jardín exterior organizaron una fiesta para la Premiere de su programa Home Town. Pensaron en todos los detalles y todo fue perfecto. Todo el pueblo pudo disfrutar junto a ellos. Son una pareja encantadora y  muy querida en el pueblo.


Montaron un escenario enorme, y pudimos ver el primer capítulo al aire libre proyectado en una de las paredes des su negocio. Una fiesta divertida con food trucks, puestos de helados, puestos de cerveza local y puestos de comida de los restaurantes de Laurel. Hubo un montón de gente diviertiendose y celebrando el éxito de sus amigos y vecinos. Enhorabuena por el futuro brillante que les espera. Sin duda se lo merecen.


Que suerte hemos tenido de haber elegido este pueblo para criar a nuestros hijos.

Besines.

                                #iliveinlauel

¿Pintamos un cuadro?


El fin de semana nos fuimos a Hattiesburg, habíamos oído de un sitio que parecía muy divertido.

Se trata del Painting with a twist, una franquicia americana distribuida por treinta y siete estados con trescientos veinte cinco localizaciones. En NYC nunca había oído hablar de ella, pero tienen una franquicia en Brooklyn. Es una actividad genial para toda la familia. Cuando tienes niños de un rango de edades amplio, es muy difícil buscar actividades que les gusten a todos. Unas son muy para mayores y otras muy para pequeños.


Dependiendo del día y el horario tienen actividades para familias, para grupos o parejas.

Todos pintamos el mismo motivo. A nosotros nos tocó pintar un cocodrilo bebe.

Cuando todos estamos preparados, la instructora empieza a explicar como lo vamos  a dibujar. Todos lo hacemos con los mismos colores.
La instructora lo hace super ameno y divertido aunque no tengas ni idea de pintar, sale más o menos bien.

El establecimiento es un BYOBbring your own bottle, como le gustan a los americanos las siglas, vamos que te puedes llevar tu botella de vino y tomártela allí mientras pintas el cuadro.



Es muy divertido para una salida de chicas o una cita en pareja. Las parejas pueden hacer cuadros dobles.


Se celebran muchas despedidas de soltero, eventos de empresas, quedadas de amigos, cumpleaños...


Pensaba que no íbamos a ser capaces de acabar ninguno más o menos decente, pero lo conseguimos con la ayuda de la instructora que va guiando en todo momento y explicándote paso a paso.



 Muy recomendable si lo tenéis cerca!

Besines.



The Lucky Rabbit


Esta tienda de antigüedades, parecida a un mercadillo, abre únicamente el primer fin de semana de cada mes, y todos los meses es una visita obligada. Siempre encuentro algún mueble o algún objeto para decorar la casa.


No está en Laurel, sino en un pueblo cercano, Hattiesburg, un poco más grande que nuestro pueblo pero muy parecido en cuanto a la estructura. Con un downtown que apenas hay gente y centros comerciales enormes a las afueras.


Se puede ver a todo el mundo caminando alrededor de la nave en busca de esa pieza única que encaje en cada casa, ese mueble vintage o algo hecho a mano de algún artista moderno de la zona.


Me encanta ver como apuestan por artistas y diseñadores vendiendo sus obras ¨Made in Mississippi¨.


 Puedes revolver tranquilamente, hay un poco de todo, es el lugar preferido para comprar cosas para la casa de mucha gente de la zona, hay auténticas colas para entrar.


Aquí hay predilección por las cosas vintage y decoración farmhouse es una auténtica pasión la que sienten por esa clase de decoración. Sin duda es un sitio único para encontrar cosas vintage y muebles clásicos y rústicos. También tienen camisetas con dibujos muy originales y algo de ropa de diseñadores de Misisipi.


Un lugar para encontrar auténticas creaciones e interesantes piezas antiguas.


Cada mes los propietarios renuevan gran mayoría de la mercancía y van variando a los artistas que pueden vender en la tienda, así que todos los meses es parada obligada porque siempre encuentro alguna cosa nueva.

En Nueva York, había un montón por la calle y no me perdía uno. Os dejo aquí alguno de NYC


Literalmente, paso horas paseando por los dos pisos, me encanta el ambiente que se respira, el personal es super amable y en ningún momento sientes esa presión de que ¨tienes¨ comprar algo.
¿Os pasa eso en alguna tienda ?


Besines.



Hace un año en Laurel


Hace un año por estas fechas, vinimos en un viaje relámpago a Laurel, en busca de una casa donde comenzar nuestra nueva vida. Veníamos súper nerviosos e ilusionados, sin duda iba a ser un cambio enorme y queríamos que fuese lo más tranquilo posible. Solamente faltaban tres meses para cambiar Nueva York por este pequeño pueblo del que no sabíamos absolutamente nada más que una corazonada que mi marido tuvo la primera vez vino a entrevistarse al hospital, de que iba a ser un buen lugar para nosotros y para que crecieran los niños.


 Faltaban solamente tres meses para mudarnos, así que nos vinimos todos en busca de casa y colegio.




Estuvimos mirando un montón de casas durante todo el fin de semana, una realtor del pueblo nos atendió fenomenal y nos enseño un montón, unas en el centro del pueblo,  otras nuevas en urbanizaciones de alrededor, otras para reformar, y otras a las afueras un poco mas rurales si cabe...


Estuvimos alojados en el Bed and Breakfast del pueblo. Un lugar auténtico americano. Los dueños son una pareja encantadora, que se desviven porque todo salga a la perfección y porque te encuentres como en tu casa. Se sentaban con nosotros mientras desayunábamos a contarnos viejas historias del pueblo, historias de sus antepasados, de como era ésto hace años, de cuando se construyó el ahora Bed and Breakfast...


Wisteria, así se llama, tiene una habitación con una cama enorme y una chimenea
preciosa. El baño que no podía ser menos, tiene una bañera antigua con patas doradas que le da un toque romántico y retro. Todo parece haber salido de una película clásica. La casa fue construida en 1901 por uno de los fundadores de Laurel.


La mujer nos preparó un desayuno espectacular típicamente americano, con bacon y salchichas de la carnicería del pueblo, pancakes recién hechas con fresas y frutas del bosque.


Una de las frases de los propietarios es ¨Los clientes llegan como extraños y se van como amigos¨
Tengo que decir que esta frase estatalmente cierta, de hecho cuando les vemos por el pueblo hablamos con ellos como si les conociéramos de toda la vida.



A ver si tenéis la oportunidad de venir a Laurel y alojaros en este precioso B and B.

Besines.